"/>

El Arte de la Vigilancia Efectiva

Vigilar vigilamos pero, ¿es efectiva nuestra vigilancia?

Son numerosas las situaciones de precariedad laboral a las que se enfrentan anualmente muchos servicios de socorrismo por una falta de previsión o planificación real “pre-temporada” de recursos tanto humanos como materiales que se convierten en verdaderas pesadillas para los trabajadores durante toda la campaña estival. Esta gestión incorrecta puede ser el principio de una cadena de errores que puede comprometer la seguridad de los bañistas. que siempre debe ser nuestra primera prioridad.

Desgraciadamente es en primera línea de fuego donde se paga este desequilibrio de recursos que afecta gravemente a la proactividad de un equipo. Muchas veces es con una embarcación que no está cuando debería estar, con una torre de proximidad (o una torre que hace de torre sin ser torre) demasiado alejada de un foco de riesgos y un campo de visión limitado o, en muchas ocasiones, un exceso de puntos estáticos que conllevan a la ausencia de personal en lámina de agua, imprescindible para garantizar la cercanía con los riesgos que podamos detectar.

socorrista en sombrilla

Nota: Como siempre hablo a nivel genérico y en base a problemas que detecto en servicios a los que acudo a prestar apoyo y orientación, es posible que en tu servicio no tengas estos problemas y vaya todo sobre ruedas, que es lo más esperado pero, si lo que lees te resulta familiar, continúa!

Recordando los sistemas básicos de vigilancia, nos encontramos con estos dos sistemas:

  1. Vigilancia Estática: caracterizado por la realización de tal práctica desde un punto fijo, generalmente mediante una torre standard o silla de proximidad, siendo esta última de estructura más o menos compleja y fabricada principalmente para su fácil desplazamiento hacia los puntos de interés e ideado especialmente para socorrer a víctimas cercanas a su situación, ventaja que le diferencia de la torre standard o estática..
  2. Vigilancia Dinámica: abarca a todo tipo de vigilancia en la que el socorrista se desplaza de un punto a otro de acuerdo a las condiciones que presente el medio en el que opera, como son el aumento de afluencia de personas en una zona determinada, cambios en las corrientes marinas, aparición de agentes contaminantes que requieran de una valoración y acotación, etc. Este tipo de vigilancia se lleva a cabo con recursos humanos a pie de playa con medios materiales tales como quads, bicicletas, vehículos todoterreno y por mar mediante el manejo de embarcaciones.

El equilibrio en un dispositivo de socorrismo se encuentra haciendo un uso moderado de ambos, abusar de cualquiera de estos sistemas de vigilancia sin la aplicación del contrario puede suponer la aparición de estos problemas:

  1. Pérdida de la concentración en puntos fijos trás una exposición diaria desmesurada.
  2. Reducción de la efectividad al efectuar una intervención anulando la posibilidad de responder ante una emergencia simultánea en la zona de trabajo cuando solo operamos de forma dinámica.
  3. Dificultad para detectar zonas de riesgo originadas de forma natural (corrientes de resaca) o accidental (vertido contaminante) en puntos alejados de la torre estática.
socorrista sin recursos
Silla de proximidad que no cumple con las condiciones de calidad para el trabajador/a ni la vigilancia efectiva

Para ello es importante elaborar una estrategia de prevención, vigilancia y asistencia haciendo uso de los recursos que realmente disponemos siendo un 50% vigilancia estática y otro 50% vigilancia dinámica. De esta forma contribuiremos a la aparición de estos factores:

  1. Reducción del absentismo laboral e incremento de de la proactividad en materia de prevención
  2. Nivel de concentración equilibrado para la actividad realizada
  3. Concienciación del trabajo desempeñado para socorristas
  4. Mayor información social gracias a la cercanía de los socorristas con los bañistas

Por tanto, realizar la vigilancia de una zona basándose únicamente en sistemas de vigilancia estática sin trabajar en la cercanía con las condiciones del medio y sus peligros nunca va a ser productivo, al igual que no sería responsable practicar la prevención a pie de orilla con pockets acuáticos o vigilancia mediante embarcaciones en ausencia de torre estática, pues no avistaríamos los puntos calientes que esta si consigue detectar de una forma neutra.

De acuerdo con esta situación, considero de vital importancia hacer un estudio por playa de los puntos calientes en los que se puede generar un riesgo para la población, siendo importante siempre trabajar para garantizar que el campo de visión se mantenga operativo al 100% sin obviar ninguna “zona muerta” donde no alcance el ojo humano y pueda producirse una situación de emergencia.

Una vez implantados los puntos de vigilancia estáticos de acuerdo a las necesidades reales de cada zona, es imprescindible trabajar con el personal asignado en el punto para la realización de la composición del lugar y estudiar entre todo el equipo que factores pueden generar un peligro (corrientes, áreas recreativas, tráfico marítimo, deportes náuticos, fondos rocosos, etc) para decidir finalmente que elementos de señalización van a ser necesarios en esa jornada de servicio, así como disposición de pockets acuáticos o retenes de dos socorristas en lámina de agua para prevenir e informar a los usuarios de los peligros, podríamos nombrar este concepto como vigilancia activa o efectiva.

vigilancia efectiva

Podemos definir igualmente vigilancia efectiva como el conjunto de estrategias de vigilancia adaptadas a las variaciones en las condiciones del medio en el que operamos, como son las conocidas corrientes de retorno o “resacas”, caracterizadas por su generación de acuerdo a la modificación del fondo arenoso, situación difícil de predecir cuyo riesgo debe obligarnos a situar siempre delante de esta zona de peligro personal encargado de concienciar a los bañistas mediante sistemas de señalización como la cartelería preventiva o banderines de acotación.

Combinando con maestría estos dos sistemas sin prescindir de ninguno conseguimos que nuestro ejercicio profesional se vea favorecido en calidad de atención y capacidad de respuesta, factores que favorecerán a los bañistas y crearán un clima de lo que yo llamo AUTOGESTIÓN DE LA ZONA DE TRABAJO, es decir, que todo vaya sobre ruedas.

 

Javier Server, socorrista desde el 2002, es Jefe del Servicio de Salvamento y Socorrismo en las playas de Jávea (Alicante) desde el año 2008. Compagina esta actividad con tareas de docencia y divulgación del socorrismo como redactor en Yo, Socorrista.
Javier Server, socorrista desde el año 2002, es Jefe del Servicio de Salvamento y Socorrismo en las playas de Jávea (Alicante) desde el año 2008. Compagina esta actividad con tareas de docencia y divulgación del socorrismo como redactor en Yo, Socorrista.

twitter: @javier_server

 

 

Comenta con Facebook

Javier Server

Javier Server. Socorrista en playas desde 2002, compagino esta profesión como formador en socorrismo acuático y Técnico en Emergencias Sanitarias. Apuesto por un socorrismo en continua renovación y con la motivación, la técnica y el trabajo en equipo como armas fundamentales para que como socorristas nos sintamos siempre seguros en nuestro entorno de trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies