"/>

Ser Socorrista. Una formación a largo plazo

Siempre que inicio una formación en Socorrismo Acuático me gusta que juntos reflexionemos sobre los objetivos principales y expectativas de cada alumn@ sobre lo que esperan de los conocimientos que vamos a adquirir. No es sorpresa ya cuando muchos de ell@s se muestran nerviosos y nerviosas por superar los temidos cronos o lograr pasarse la piscina en apnea ya sea una o dos veces. Y es que parece que el concepto que muchos tienen sobre un socorrista visto desde la todavía inexperiencia es la de un profesional altamente fuerte, altamente experto en natación y altamente atlético. Bueno, es cierto que reunir todas estas cualidades puede ayudarnos a superar adecuadamente las fases a seguir de una formación en socorrismo acuático e incluso hacer buenas marcas en una prueba de playas. Pero ¿Es suficiente?

Como anecdóticamente me gusta decir -Esto no es un curso de natarrismo, es un curso de socorrismo! Y me refiero a que por norma general, todo aspirante a querer formarse como socorrista acuático debe asumir que debe traer a clase una base sólida en natación previa para poder trabajar con seguridad y seguir el ritmo de todo el grupo para lograr profundizar en la técnica de salvamento y rescate con mayor facilidad y precisión. Y es que la técnica en salvamento y rescate debería ocupar aproximadamente el 80% del proceso formativo, adecuadamente desglosado en contenido teórico y práctico, dejando un 20% restante en corregir la técnica de la natación para lograr que el alumn@ aprenda a usar su cuerpo mejor para ganar tiempo al agua y sentirse más seguro a la hora de emplear sus conocimientos de salvamento con mayor confianza.

Ser fieles al proceso siempre

Vamos a ser socorristas acuáticos, no nadadores olímpicos, por eso no concibo la formación de un socorrista acuático de forma express en un corto periodo de formación como una semana únicamente y menos de forma online! Se deben respetar las horas de formación establecidas y trabajar poniendo una piedra sobre otra de forma lenta y continua, poco a poco, para que el alumn@ asimile cada conocimiento sin saltarse ningún paso e ir incorporando cada conocimiento a su base para llegar al fin de su formación con éxito y técnica de salvamento y rescate completa. Recordemos que los alumn@s de hoy estarán solos en el agua mañana con muchas vidas bajo su responsabilidad. Por eso no podemos solo entender un curso de socorrismo con lograr que el alumno toque el bordillo por debajo del crono, tiene que demostrarnos mucho más!

Foto: Socorristas militares Keeler (USA)

Aprender a resistir, conocer cada técnica lentamente, saber incorporar todo el conjunto sumando siempre para adquirir una base sólida

  • El alumn@ debe aprender primordialmente a conocer el medio acuático en el que se va a desenvolver, tiene que aprender a sentirse cómodo en el agua bajo cualquier condición que se le presente, ya se enfrente al viento, a las corrientes o a un fondo fangoso. La mente es el arma principal del socorrista acuático, sin un trabajo emocional equilibrado nuestra musculatura o técnica de natación no nos servirá de nada, la mente manda!
  • Debemos aprender a perfilar a cada posible víctima y saber porqué se puede ver envuelta en un peligro antes de que ella sepa que va a ocurrir; el socorrista siempre se debe adelantar a los hechos y estar allí poco antes de que la víctima se de cuenta que va a necesitar ayuda para salir y lograr hacernos con ella de una forma segura para los dos. Por eso debemos empezar a trabajar con zafaduras básicas y fáciles de incorporar sin la ayuda de material de apoyo. Cuando el alumno empiece a sentirse cómodo ante una situación de rescate sin ayuda de material, es el momento en el que deberemos empezar a trabajar con elementos de apoyo como el marpa, el tubo, la lata y las aletas. ¿De que sirve introducir estos elementos cuando el alumno no se encuentra ni preparado para sobrevivir a sí mismo dentro del agua?
  • Cuando tenemos las bases asentadas, debemos facilitar a l@s aspirantes a socorristas todos los medios con los que trabajarán en un futuro, proporcionándolos de nuevo de forma equitativa y lenta para que asienten sus conocimientos con mayor solidez y no los olviden cuando salgan por la puerta el último día de clase. En toda formación los primeros auxilios orientados al trabajo en el entorno del socorrista acuático no solo deben ser actualizados, sino que deben formar parte del entrenamiento del día a día, como son instrumentar una y otra vez un equipo de Soporte Vital Básico o  inmovilizar a una víctima traumática, darlo en un día no nos sirve si no repiten y repiten y repiten el mismo proceso durante toda su formación.

¿Por qué repetir? Para sobrevivir a la adrenalina en una situación real!

Ya hablé sobre la importancia de trabajar el autocontrol en el artículo Ataque de pánico en el agua. Recuperar el control en el cual introduje el trabajo de repetición de nuestra técnica para lograr automatizar cada acción. ¿Y por qué es tan importante automatizar nuestras acciones? Porqué nuestra actividad siempre se va a desarrollar en un entorno de emergencia en el que el estrés y la ansiedad puede jugarnos una mala pasada, influyendo en nuestro ritmo respiratorio y musculatura encargada de velar por nuestra capacidad de resistencia en el agua. Cuando centramos nuestro proceso formativo, al igual que nuestro entrenamiento diario, en ejercicios basados en repetir cada técnica por separado e ir incorporando más medios, incrementando el nivel de dificultad de cada supuesto práctico, el alumn@ desarrollará interiormente una capacidad de respuesta para cualquier futuro caso real ya sea A, B, C o D, que logrará aplicar sin inconvenientes sin que las condiciones del exterior (oleaje, corrientes, víctimas) puedan influirle y bloquearle dentro del agua.

Foto: Cruz Roja Coreana

Ejemplo de ejercicio diario combinado con 2 socorristas en piscina ante un varón de 30 años simulando una víctima activa que entra en Parada Cardio Respiratoria durante su remolque a tierra:

  1. Avistamiento y comunicación con el profesor/a para indicar situación de la víctima e informar de la entrada al agua. Solicitud de ayuda
  2. Entrada al agua Socorrista 1, aproximación y análisis previo tanto de la víctima como de la seguridad de su entorno más cercano
  3. Primer contacto físico mediante zafado de seguridad, vía aérea fuera del agua y trabajo psicológico para tranquilizarla + control continuo constantes vitales
  4. PCR durante el remolque. Solicitud de apoyo mediante señales de emergencia. Entrada al agua Socorrista 2, aproximación y contacto víctima/socorrista 1
  5. Aplicación algoritmo RCP Básica en el agua (si las condiciones lo permiten) y extracción fuera de la piscina
  6. Instrumentación equipo de Oxigenoterapia y DESA fuera de la piscina aplicando RCP ininterrumpida hasta que se de por finalizado el ejercicio.

Conclusiones

Este es tan solo un ejemplo de ejercicio en el que los alumn@s pueden aprender a ordenar cada fase y no pasar a la siguiente hasta no completar cada una. Obviamente ante una situación real, una intervención vinculada a la RCP debería desarrollarse de acuerdo a un protocolo de actuación en el que se movilicen más recursos implicando embarcaciones de salvamento, ambulancias, etc. Pero en este ejercicio, nuestro objetivo es diseñar un esqueleto de acciones de acuerdo a todas las acciones que hemos aprendido lentamente por separado, para así desarrollar una guía de instrucciones dentro de nosotros que nos permitan seguir cada paso al margen de las condiciones externas que puedan influirnos.

La formación del/la socorrista debe ser lenta y minuciosa, un largo proceso que requiere de paciencia, adaptación y repetición. Debemos trabajar para ser más que nadadores, recordemos que en el agua somos la única esperanza de much@s.

J. Server @yosocorrista

 

 

Comenta con Facebook

Javier Server

Javier Server. Socorrista en playas desde 2002, compagino esta profesión como formador en socorrismo acuático y Técnico en Emergencias Sanitarias. Apuesto por un socorrismo en continua renovación y con la motivación, la técnica y el trabajo en equipo como armas fundamentales para que como socorristas nos sintamos siempre seguros en nuestro entorno de trabajo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies