"/>

El ahogamiento no debería ser un problema en el s.XXI

La Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo pide a los Ayuntamientos más vigilancia y control de sus playas

Este titular de la RFESS me ha motivado a reflexionar sobre el actual grave problema de los ahogamientos en España, principalmente en períodos de Semana Santa y Verano, problema de gran magnitud pero de fácil solución ¿fácil? No, siempre que no exista conciencia global, pues de algoritmos vivimos y las causas del ahogamiento no dejan de formar parte de una cadena de consecuencias que se van sucediendo hasta determinar el desenlace fatal. Existen muchas opiniones al respecto, las más comunes; la culpabilidad hacia el tutor responsable cuando hablamos de menores de edad o la inconsciencia de muchos un tanto más mayores por adentrarse en zonas peligrosas perfectamente señaliz…un momento, ¿señalizadas?, ¿vigiladas? Vamos a desglosar un poco esta cadena para ver que nos encontramos y que conclusiones podemos sacar al respecto.

En mi opinión esta sería una posible cadena de prevención o fomento del ahogamiento según se aplique, repito, en mi opinión 🙂

  1. El colegio. La cuna.

¿Por qué el colegio y no los hogares primero? Porqué en los colegios se agrupan pequeños colectivos de menores que son los primeros que deben ser concienciados en los peligros que les rodean. No todos los niños/as reciben información y concienciación sobre los peligros de morir ahogados si se caen en una instalación acuática o se acercan más de lo normal al mar mientras sus padres comen en un restaurante. Tiene su lógica, yo me crié en un pueblo costero y por suerte mis padres se preocuparon por hacerme entender los riesgos que corría si me acercaba demasiado a determinados lugares, al mismo tiempo que muy pronto me iniciaron en natación. Pero no todos los niños se crían en lugares costeros y aunque para nosotros socorristas nos parezca algo imperdonable, hay que entender que nuestras prioridades en cuanto a riesgos geográficos no son los mismos para todos, y más en colectivos que visitan el mar con suerte una vez al año y en vacaciones, o incluso muchos de ellos por primera vez. Por eso es muy importante la conciencia grupal en los colegios, porqué apuesto a que al menos la mitad de los niños de una clase de 30 alumnos, son informados y formados por sus padres en materia de prevención. En cambio un profesor/a si que puede concienciar a un grupo, y dentro de este grupo ellos y ellas pueden llevar esa enseñanza a casa con sus padres, desarrollando en este caso el primer eslabón de la cadena de prevención ante un posible futuro ahogamiento.

2. El político. La posibilidad de hacer.

Si los políticos son los que piensan y determinan, ¿por qué no ubicarlos en el primer lugar? Porqué quiero permitirme pensar que los políticos del futuro serán uno o una de esos niños/as que recibirán concienciación en clase y que, gracias a ello, nos cuidarán a todos un poco más en ese futuro no tan lejano porqué, salvo casos muy excepcionales, la política brilla por su ausencia en materia de prevención del ahogamiento a día de hoy en nuestro país. Una carretera mal pavimentada puede dar lugar a consecuencias fatales para los vehículos que la circulan día a día y, ¿que hace falta para que esta carretera no cause un peligro a voces? DINERO. Desgraciadamente, la seguridad vale dinero y del político depende saber establecer donde va a invertir ese dinero. En la playa pasa lo mismo por ejemplo, estamos hartos de ver como la eficacia de un servicio de salvamento y socorrismo depende de números, que las gasas puedan estar contadas, que hayan más torres de vigilancia que socorristas o que ni siquiera existan torres porqué hay playas que no tienen servicios de vigilancia, como se ha dado este invierno en playas de Canarias e incluso Argentina donde se han producido ahogamientos en cadena. Ya cuando hablamos de empresas de salvamento que reducen costes para sacar dinero limitando los recursos, pagando lo mínimo a sus empleados y cosas más feas mejor ya ni hablamos. Y es que el socorrismo no da dinero, es una mala noticia para muchos, pero el socorrismo no genera dinero, porqué la seguridad cuesta mucho dinero y no da nada a cambio. El socorrismo existe para servir al paciente, no al cliente. Hasta que un político/a no se reúna con especialistas en seguridad en materia de prevención y salvamento en playas, especialistas titulados con experiencia en el oficio, no titulados especializados en bibliotecas, y diseñen un modelo de servicio de salvamento y socorrismo que cumpla con todas las condiciones de prevención y seguridad tanto para bañistas como para trabajadores, el segundo eslabón de la cadena de ahogamiento se preparará para dar paso al tercero

3.1 El socorrista I. Conciencia periférica frente a la visión de túnel.

Es hora de tirar piedras sobre nuestro propio tejado. Tú lector o lectora que me lees, desde una visión objetiva y neutra y para ti en secreto, cuando llegues a tu puesto de trabajo en la nueva temporada ¿cuanto estás de entrenado/a? ¿cuanto sabes de las nuevas actualizaciones en materia de rcp? ¿como estais tanto tú como tus compañeros/as de formados y reciclados en materia de soporte vital básico? Y ahora te pregunto,¿como haceis frente a la vigilancia? La visión de túnel en la vigilancia y atención puede llegar a ser un grave problema para el/la socorrista ¿en que consiste? Decimos que tenemos visión de túnel cuando nuestra atención se centra en objetivos que hemos desarrollado de acuerdo a nuestras actuaciones diarias y que, por comodidad, hemos instalado de forma automática en nuestro cerebro, realizando una vigilancia parecida a algo así como desplazarse sobre un raíl sin prestar atención a nuevos acontecimientos que puedan surgir más cerca de lo que creemos. La fatiga y el cansancio quieren dormir dentro del túnel y por eso te llevan allí, muchos socorristas creen que vigilar desde una torre estática de 10 metros de altura significa centrarse solo en la línea de balizaje cuando detrás de la torre se ha producido un accidente, otros creen que los pockets acuáticos a pie de playa consisten en andar con la vista al frente y muchas veces más de un niño de dos años estaba revolcándose a sus pies en la misma orilla. Hay que destruir los patrones establecidos y afinar la visión periférica para salir de la oscuridad del túnel y tener una visión más amplia de lo que nos acontece alrededor, sin esta actitud nuestra presencia sirve de poco.

3.2. El socorrista II. Elige la prevención.

He dividido este tercer eslabón en dos partes, el primero se centra en la propia conciencia del/la socorrista en el desarrollo de una visión y vigilancia periférica, este segundo punto se centra en priorizar siempre la actitud preventiva como medida previa y siempre más importante a la parte ejecutiva, la intervención de rescate o sanitaria. También podemos decir que este punto 3.2 va de la mano junto al eslabón perteneciente a los políticos o gestores del servicio, ya que muchas veces sin los medios materiales es más difícil realizar una correcta prevención. Un socorrista realiza un RESCATE JUSTIFICADO en una zona fuera de su ámbito de cobertura, también realiza una intervención si aún informando y avisando del peligro debe entrar a por una víctima en problemas que no le ha hecho caso (sabes que entrarías, con cuidado, pero entrarías) o en casos de accidente en el medio acuático, por ejemplo situaciones de PCR, accidentes náuticos, etc. Un socorrista realiza un RESCATE NO JUSTIFICADO cuando:

  • Su ansia de adrenalina es más fuerte que su conciencia = falta de experiencia = irresponsabilidad = ocupar recursos indebidamente
  • No realiza las composiciones de su lugar de trabajo correspondiente. Desconocimiento de corrientes, fondos y otros agentes de riesgo diversos.
  • No planifica el servicio diario de acuerdo a las exigencias del día a día: afluencia de personas, condiciones climatológicas, viento, etc
  • Carece de formación en materia de prevención: banderas y banderines de acotación, cartelería informativa, megafonía, etc
  • No trabaja en equipo para el correcto equilibrio de la playa o instalación acuática.

No es mejor profesional el que más rescates hace, sino el que aún en condiciones adversas es capaz de mantener la paz cuando el entorno trata de impedírselo

4. La familia o comunidad. Los responsables directos.

Concienciar a los padres debería ser el primer eslabón para evitar un desencadenante trágico en un ahogamiento lo sé, igual si tuviese que hacer un algoritmo para un grupo de padres lo haría de una forma diferente( te explico porqué sigo este orden en las conclusiones finales) Muchos padres, madres, responsables o tutores se conciencian hoy cada vez más respecto a este problema, pero no es suficiente, y no es suficiente porqué desgraciadamente el ser humano hasta hoy no puede mantener el control de todo en todo momento y el despiste se encuentra siempre al acecho de poder intervenir. Todos podemos tener mucha formación, información y concienciación en materia de tráfico, pero todos los años se repiten las mismas cifras de muertes en carreteras, en los ahogamientos ocurre lo mismo, por eso ubico a la familia y la comunidad en este último punto, porqué aquí no sirve concienciar para no perder de vista a sus familiares, porqué la duración de esta concienciación se repetirá para mal en un futuro igualmente, nuestra misión consiste en exigir manguitos en menores en nuestras zonas de cobertura, prohibición de entrar en el agua sin un adulto, acompañar de la mano al restaurante a ese menor que jugaba cerca de la piscina y llamar a la policía si no encontramos a sus padres, aconsejar cerrar las piscinas con vallas de seguridad, etc.

fuente: 29 cm. Wikimedia
fuente: 29 cm. Wikimedia

CONCLUSIONES FINALES

Como he citado arriba, incido en que esta combinación de factores puede despistar a muchos/as de vosotros, y que se podría plantear incluir este último grupo dentro del primero, ya que el colegio forma parte de una comunidad y que la familia es el responsable directo del individuo en predisposición de sufrir un ahogamiento. Explico a continuación porqué entiendo que este debería ser el último eslabón previo a la situación de evitar o no este ahogamiento:

Este modelo lo establezco como socorrista profesional, no como persona ajena al oficio y, como socorrista, mi obligación es adelantarme a los acontecimientos antes de que ocurran, por eso he destripado la cadena de consecuencias que pueden generar un ahogamiento. Como socorristas no sabemos si esa persona susceptible de sufrir un ahogamiento ha recibido esta concienciación de la que hablamos, solo sabemos que nuestra misión es estar en el lugar adecuado en el momento adecuado, para convertir una tragedia en un simple susto y que esa persona siga adelante con su vida y su familia a otra cosa. Los/las socorristas no debemos pensar solo en la playa, pantano o la instalación acuática en la que trabajamos, debemos ir más allá y trabajar en la conciencia social de nuestra comunidad, donde incluimos padres y madres que conciencien a sus hijos desde niños y les enseñen a nadar, profesores que enseñen rcp y técnicas de auto salvamento, políticos que apuesten por la seguridad y deriven más inversión en formación para el personal interviniente, recursos humanos y materiales, e incluso constructores que diseñen ya en sus planos piscinas cerradas para sus futuras construcciones.

Un sueño sobre el fin del ahogamiento del siglo XXI en el mundo desarrollado

Estamos en el momento de erradicar un problema que no debería repetirse más en una sociedad como la nuestra y debemos trabajar para CONCIENCIAR A LA COMUNIDAD. Debemos entrar en los colegios y enseñar a los niños/as, profesores, padres y madres, debemos discutir horas y horas con políticos, unirnos y presentar estadísticas, ofrecer soluciones, planificar mejor nuestros planes para intentar que inviertan en nosotros/as, debemos formarnos y reciclarnos, no conformarnos con lo básico, debemos estar preparados para todo y adelantarnos a las acciones de aquellos que no tienen visión periférica de la situación. El socorrismo del futuro viene cargado de conciencia social amigos/as.

Javier Server / Socorrista / Coordinador de Playas / Redactor de Yo, Socorrista

 

 

Javier Server, socorrista desde el año 2002, es Jefe del Servicio de Salvamento y Socorrismo en las Playas de Jávea (Alicante) desde el año 2008. Compagina esta actividad con tareas de docencia y divulgación del socorrismo como redactor en Yo, Socorrista. en twitter @javier_server
Javier Server, socorrista desde el año 2002, es Jefe del Servicio de Salvamento y Socorrismo en las Playas de Jávea (Alicante) desde el año 2008. Compagina esta actividad con tareas de docencia y divulgación del socorrismo como redactor en Yo, Socorrista.
en twitter @javier_server
Comenta con Facebook

Javier Server

Javier Server. Socorrista en playas desde 2002, compagino esta profesión como formador en socorrismo acuático y Técnico en Emergencias Sanitarias. Apuesto por un socorrismo en continua renovación y con la motivación, la técnica y el trabajo en equipo como armas fundamentales para que como socorristas nos sintamos siempre seguros en nuestro entorno de trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies