"/>

La importancia del Socorrista dentro de un Equipo Proactivo.

En este artículo quiero detenerme en la importancia del socorrista proactivo, y ya no solo el socorrista, del equipo proactivo, pero antes que nada, ¿que significa todo esto de la proactividad?

La proactividad es “la actitud en la que el sujeto u organización asume el pleno control de su conducta de modo activo, lo que implica la toma de iniciativa en el desarrollo de acciones creativas y audaces para generar mejoras, haciendo prevalecer la libertad de elección sobre las circunstancias del contexto. La proactividad no significa sólo tomar la iniciativa, sino asumir la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan; decidir en cada momento lo que queremos hacer y cómo lo vamos a hacer”, esto nos lo cuenta Wikipedia.

¿Y que tiene que ver esto con nuestro trabajo?

TODO.

Este concepto es el antídoto contra la palabra rutina o aburrimiento o “en mi curro es que no pasa nada”. Y es que muchas veces se nos olvida que nuestro trabajo no consiste en pasarse todo el día haciendo rescates, cuando para muchos salvar vidas no es actuar, es PREVENIR, MANTENERSE CONSCIENTE con lo que nos rodea.

vigilancia proactiva

Ser un/a socorrista proactivo/a significa ser un socorrista atento, inquieto, activo, implacable. Parece algo sencillo y característico de nuestro perfil, eso dicen en los libros, pero en la práctica no siempre se aplica o, si se aplica, es de forma individual y no en el equipo, disminuyendo las capacidades de prevención y respuesta de un servicio de salvamento entero. Este es un problema que afecta tanto a empleados como a directivos, si los empleados apostamos por la investigación, la formación y los recursos, pero los responsables no nos facilitan estas facilidades o herramientas, la cadena de la proactividad se paraliza. Si nuestros jefes nos brindan con estos recursos pero nosotros nos limitamos a cumplir con las cláusulas de nuestro contrato y ya está, evidentemente, la cadena de la proactividad muere.

¿ porqué no hacer un compromiso como equipo y nos decimos?

MANTENGAMOS NUESTRO ENTUSIASMO POR EL TRABAJO POR ENCIMA DE TODO

Suena un poco cursi y sobre-motivador lo sé, pero es precisamente el entusiasmo el que grande a principios de Junio se va empequeñeciendo rumbo a Septiembre, cuando nos damos cuenta en numerosas ocasiones que no se han cumplido las expectativas de lo que iba a ser ese verano y no fue, especialmente algunos compañeros de primer año que a veces creen que ser socorrista es vivir siempre al límite. Si hablamos de lograr ser proactivos en nuestro trabajo, hablamos de lograr ser un equipo realmente concienciado con las actividades que desempeñamos, conocedores de los peligros de cada playa, pantano, instalación acuática, etc sintiéndonos responsables de lo que pueda ocurrir en ellas si no ejecutamos bien nuestras estrategias.

 

Estos son los signos que pueden darnos señales de que nuestro equipo como conjunto cojea:

  • Desconocimiento real de la labor a desempeñar por parte de varios socorristas
  • Inseguridad por falta de prácticas constructivas
  • Agotamiento por falta de cambio de roles en la actividad diaria
  • Desinterés
  • Inconsciencia de los focos de peligro en nuestra zona de cobertura
  • Monotonía en un mismo puesto sin posibilidad de cambio
  • Ausencia de incentivos por el trabajo bien realizado

¿Como podemos hacer frente a estos problemas?

Debemos mojarnos como equipo, pisar la arena y guiarnos a través de pautas como son una correcta composición de lugar, es decir el estudio diario de las condiciones que presente el medio, un buen uso de los elementos de señalización, como son los banderines de acotación de corrientes o repetir y repetir supuestos prácticos de intervenciones que puedan surgir en nuestra zona de responsabilidad, como son la adjudicación de roles ante un caso de PCRinmovilización de heridos en el aguabúsqueda de niños perdidos, etc.

simulacro proactivo

Antes de ejecutar un simulacro en el que interviene el factor sorpresa para que se pongan a prueba nuestras capacidades de reacción, es importante que planifiquemos previamente una rutina de ejercicios prácticos donde podamos detenernos en cada punto, debatir las medidas a tomar, equivocarnos aplicando el material de inmovilización o enredándonos con la cincha del tubo. Pero si no trabajamos juntos en equipo antes de ese simulacro o en muchas ocasiones una actuación real, las posibilidades de fallar van a estar al 99%, y eso va a crear una inseguridad en el colectivo que va a hacernos creer que no somos competentes, cuando lo único que nos hace falta es practicar para coordinarnos y ganar seguridad de cara a la intervención real

Conclusiones:

Nadie gana nada con un simulacro sorpresa en el que nadie sabe que tiene que hacer y todo el mundo falla, incluidos nuestros jefes, en cambio un equipo crece y confía en conjunto cuando se pacta una maniobra y se establecen juntos las pautas de actuación.

Nadie controla realmente una zona de vigilancia cuando trabaja solo después de pasar todo el día divisando puntos muertos en idénticos puntos estáticos pero desde diferentes ángulos, en cambio cuando se aleja de la monotonía y se crea un ambiente de feedback entre los diferentes recursos humanos y materiales de la zona de cobertura podemos empezar a hablar de prevención y socorrismo proactivo

Generando confianza, concienciando y enseñando conseguimos grandes resultados. Nuestro campo de trabajo exige siempre una actualización en los sistemas de trabajo y puesta a prueba de los protocolos que creemos llevar bordados, solo con esta actitud proactiva por mejorar lograremos ser un equipo fuerte y unido mirando hacia el mismo lugar, ser implacables en nuestra mejor cualidad, SALVAR VIDAS

Javier Server, socorrista desde el año 2002, es Jefe del Servicio de Salvamento y Socorrismo en las playas de Jávea (Alicante) desde el año 2008. Compagina esta actividad con tareas de docencia y divulgación del socorrismo como redactor en Yo, Socorrista.
Javier Server, twitter: @javier_server

 

 

Comenta con Facebook

Javier Server

Javier Server. Socorrista en playas desde 2002, compagino esta profesión como formador en socorrismo acuático y Técnico en Emergencias Sanitarias. Apuesto por un socorrismo en continua renovación y con la motivación, la técnica y el trabajo en equipo como armas fundamentales para que como socorristas nos sintamos siempre seguros en nuestro entorno de trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies