"/>

Formación sanitaria en el socorrista acuático

Tras unas semanas de servicio en el inicio de temporada de muchas playas de las costas españolas, se llevan a cabo ejercicios de salvamento y asistencia sanitaria para poner a prueba a los equipos de salvamento del lugar. Estos simulacros son muy positivos y necesarios para que el/a socorrista se acerque a una situación real de emergencia y logre despertarse en él la iniciativa, estrategia y coordinación con los compañeros y compañeras con los que compartirá experiencias durante el verano. La práctica es ya tradicional y por ello incluso la prensa se hace eco visitando la playa ese día cámara y micro en mano lista para captar la imagen perfecta del operativo. Puede estructurarse de muchas formas, con una o varias víctimas implicadas, hay un primer avistamiento desde torre, se movilizan recursos, todos se dirigen al punto, unos se lanzan al agua, otros preparan el equipo en tierra, la embarcación trae a una víctima en situación de parada cardio respiratoria, todos rodean a la víctima, se inician las compresiones torácicas, insuflaciones, 30X2, 30X2, estabiliza el equipo médico…y traslada.

Como digo, este ejercicio es crucial para comprobar los tiempos de respuesta y coordinación del equipo en conjunto, así como detectar los puntos débiles de un apartado en particular y poder incidir posteriormente en los detalles que han podido fallar para que en un caso real la actuación sea impecable. Los simulacros deben realizarse no solo una vez, sino todas las posibles para que nuestros equipos estén preparados para cualquier situación ¿Cualquier situación?

Gran parte de los servicios de socorrismo españoles carecen de la formación sanitaria adecuada como primeros respondientes

Por regla general, muchos servicios de socorrismo se centran en el salvamento genérico en su formación, es decir, Avistamiento-Llamada y movilización-Salvamento-Extracción-Asistencia-Evacuación, olvidando que el socorrista acuático se encuentra dentro de la familia sanitaria del PRIMER RESPONDIENTE. ¿Que es el primer respondiente? Este concepto describe a la persona que, por situación en un entorno va a verse implicada dentro de la primera respuesta en una emergencia y cuyas primeras acciones van a determinar que la víctima evolucione favorablemente o no. Ejemplos de primer respondiente son los agentes de la Policia Nacional y Guardia Civil a pie de calle, personal de seguridad en lugares públicos, profesores en aulas, camareros en restaurantes y, como no, socorristas.

¿Que puede encontrarse un socorrista en la playa u otra zona acuática?

El/la socorrista es considerado uno de los primeros respondientes más cruciales en la cadena de la supervivencia. Solo por su ubicación en zonas turísticas costeras visitadas por millones de usuarios cada año, está predispuesto a que “pueda ocurrir cualquier cosa”. Cada día llegan a una playa determinada de un día normal de Agosto aproximadamente 3000 personas, de las cuales podemos encontrar todo tipo de situaciones; patologías cardíacas, diabetes, embarazos, enfermedades respiratorias, neurológicas, pacientes bajo medicaciones determinadas, etc. Es comprensible que un/a socorrista no puede conocer toda la semiología que lleva años de estudio de medicina, al igual que no reúne las competencias para actuar ni como enfermero/a o medico/a. Pero si es importante incidir en los socorristas para formarles en la detección de patrones básicos que puedan ayudar a los servicios sanitarios que acudan posteriormente al lugar de la emergencia y puedan ponerse a disposición de los mismos para cualquier necesidad, al igual que estos recibirán una información muy valiosa de los socorristas para el diagnóstico precoz del paciente y puesta a punto de las acciones necesarias.

¿Que debe conocer y trabajar el/la socorrista en materia de formación sanitaria?

Pronto iré haciendo post sobre todos estos puntos

  1. Valorar el nivel de conciencia de un paciente mediante la escala AVDN, Glasgow y Reactividad Pupilar.
  2. Conocer los valores de tensión arterial, frecuencia cardíaca y respiratoria del paciente
  3. Medir la pulsioximetría del paciente, determinando el porcentaje de saturación de oxígeno de la hemoglobina en sangre del mismo.
  4. Conocer los valores básicos de presencia de azúcar en sangre mediante la glucemia (ojo! Conocer no pinchar!)
  5. Proceder ante un código ICTUS
  6. Manejar perfectamente el trauma menor y mayor. Inmovilizaciones, vendajes, etc
  7. Actuación correcta ante quemaduras y sus distintos grados.
  8. Tratar hemorragias de la forma adecuada
  9. Saber recabar la información necesaria y rellenar informes de intervención para posterior información al personal sanitario en centro hospitalario
  10. Valorar al paciente al completo y no centrarse en un solo foco (fractura, hemorragia, quemadura) obviando otras lesiones. Efecto Túnel.
  11. Apoyar a las unidades de Soporte Vital Avanzado mediante el conocimiento de su instrumental.

La formación sanitaria del socorrista se olvida tras obtener el “título”

Todos los años en las pruebas de selección de socorristas detectamos carencias muy graves en este ámbito. No voy a culpar ni al sistema, ni al formador, ni al formado, pero si me gustaría invitaros a la reflexión de que quizás la estrategia no es la más adecuada. Es comprensible ante una formación express del socorrista y rápida puesta a disposición de la zona acuática, al igual que es muy difícil que un/a socorrista con poca experiencia en casos reales pueda asimilar todos estos conceptos sin ponerlos a prueba en los breves tres meses de la temporada, estos tres tristes meses que no podemos hacer mucho por ser breves pero que al mismo tiempo puede pasar cualquier cosa y el socorrista lo va a vivir en primera persona ¿menuda situación verdad?

Buscando soluciones

La mayor tarea será concienciar al socorrista de la situación en la que se encuentra y lo imprescindible que será su formación en la noción de estos puntos citados arriba para garantizar la mayor calidad en la primera respuesta ante una emergencia de cualquier tipo. Lo segundo será poner a disposición del/la socorrista los medios necesarios para que asimile todos estos conceptos y los ponga en práctica durante los tres meses de su temporada. Y lo tercero consistirá en reunir al equipo y efectuar esa práctica o simulacro que determinará que funciona y que debe pulirse, dotando al grupo de confianza y madurez profesional con cada ejercicio y actuación real.

Ojalá la temporada que viene leamos en prensa que los servicios de socorrismo de X lugar han efectuado una intervención en conjunto sobre un código ICTUS, por ejemplo 🙂

Javier Server @yosocorrista

 

 

Comenta con Facebook

Javier Server

Javier Server. Socorrista en playas desde 2002, compagino esta profesión como formador en socorrismo acuático y Técnico en Emergencias Sanitarias. Apuesto por un socorrismo en continua renovación y con la motivación, la técnica y el trabajo en equipo como armas fundamentales para que como socorristas nos sintamos siempre seguros en nuestro entorno de trabajo.

Deja un comentario en: “Formación sanitaria en el socorrista acuático

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies