"/>

El equipo siempre tiene la razón – Coordinación y gestión de equipos

“Son tres las cosas que le diría a un equipo para ayudarlo a mantenerse unido: Cuando algo resulta mal: yo lo hice. Cuando algo resulta más o menos bien: nosotros lo hicimos. Cuando algo resulta realmente bien: ustedes lo hicieron” Paul “Bear” Bryant.

Estar al mando, ser el jefe, liderar, tomar las decisiones, adquirir competencias, es decir, todo aquello que conocemos como responsabilizarse de las acciones ya no de uno mismo, sino también de un conjunto, el conjunto con el que y para el que trabajas. Y si, es de vital importancia tener claro desde el primer momento que el motivo principal para realizar una buena labor como responsable de una dotación o servicio completo, es saber que el responsable trabaja para su equipo, a diferencia de como convencionalmente se cree aquello de que es el equipo quien trabaja para el responsable. Esta afirmación puede armar un revuelo en los bandos ejecutivos que pueden creer que este artículo es un enaltecimiento a la rebelión sindical de un colectivo de rango inferior profesional que puede crear problemas a los de arriba, pero no es así. A continuación, pretendo defender bajo mi experiencia personal y profesional, como debe empezar a mirarse asimismo cualquier profesional que ocupe un puesto de responsabilidad, así como debe actuar para lograr potenciar las cualidades de cada miembro de su equipo y con ello fortalecer las relaciones y capacidad de acción en una misma unidad que favorezca el cumplimiento de los objetivos deseados.

Para empezar, ¿que factores o cualidades debe poseer, conocer y dominar el responsable de un equipo? Las enumero y detallo a continuación.

Sentido común: ¿por qué ocupa el primer lugar? Porqué sin esta cualidad no existen las 5 siguientes. Esta es la más difícil de todas, porqué al ser realmente una cualidad innata es muy difícil encontrarla en cualquier persona, se tiene o no se tiene, o si no la tienes te harán falta muchos disgustos para si eso con el tiempo empezar a entender que significa. Esta cualidad de la que hablo, brilla por su ausencia en muchas ocasiones, así también como ocupa el último lugar en procesos de selección de responsables que pueden obnubilar a su reclutadores con titulaciones superiores que llenan curriculums pero que son incapaces de tomar decisiones acertadas en el campo de batalla y pueden poner en peligro no solo al objetivo, sino a las personas involucradas. Pero cuando el sentido común se aplica de forma positiva, hace que conseguir dominar el resto de los 5 puntos que le siguen sea más fácil.

Formación y reciclaje: no existe habilidad sin estudio, pues el estudio te acerca a la objetividad en tu trabajo, y la objetividad es necesaria para realizar nuestras funciones de la forma más neutral y práctica para lograr nuestros objetivos. No vale eso de “aprender en la calle y a la marcha”, es necesaria la formación porqué en la formación hay consenso de más personas, personas que han pasado años investigando aquello que estudias y compañeros alumnos que deberían poner en duda aquello investigado para rebatirlo y llegar a conclusiones que puedas aplicar en tu entorno de trabajo. Reciclaje porqué la experiencia abajo descrita es un lastre cuando se ejerce sin reciclaje, de ahí la frase “cuando el alumno supera al maestro”, lógica biológicamente hablando, pero pongamoslo difícil al alumno para que tarde más en alcanzarnos, el reciclaje es necesario, mucho cuidado con frases como “llevo años haciéndolo así y siempre ha funcionado”. La capacidad de tomar decisiones acertadas se reduce cuando anteponemos la experiencia personal a la formación en lugar de equilibrar ambas.

Experiencia: sin duda es la espada del líder pero, como comento en el anterior punto, sin el escudo de la formación reciclada es inútil. Es necesario conocer el oficio, equivocarse durante años, frustrarse, desilusionarse, hacerse daño, pero también apasionarse y acertar de vez en cuando, afinar más todavía el sentido común y no descansar nunca hasta que se alcance la especialidad en el campo en el que se trabaja, pues “el/la que manda” va siempre delante, nunca detrás, abre el camino al resto, no hace que lo abran para él/ella y, para que eso ocurra, hacen falta muchos años de trabajo y humildad, para poder guiar en un futuro a tu equipo.

Habilidades comunicativas y capacidad de motivación: la precisión y la pasión deberían ser los mantras de todos aquellos/as que quieran responsabilizarse de un grupo de personas, pues para dirigir, es imprescindible saber transmitir, y para transmitir en un código útil y práctico para el resto, es necesario vivir nuestro oficio con pasión para envenenar de ilusión a nuestro equipo y que actúen para el bien común de todos. Un líder debe conocer la empatía y ejercerla constantemente con los suyos a través de la escucha. Las mejores decisiones que he tomado en mi carrera profesional han sido a través de la escucha, pues escuchando he comunicado a mi equipo que confío en él y, señores/as, lo que verdaderamente necesita ese grupo de personas del cual eres responsable, es que confíes en ellos. ¿Cual es el mayor error que puede cometer un jefe? No creer en los suyos. Si no crees en los tuyos significa que no has hecho bien el proceso de selección, o en todo caso, te han impuesto a personas en tu equipo que bajo tu criterio no están capacitadas, es tu responsabilidad formarlas y apoyarlas, todo el mundo es útil y es necesario encontrar ese punto de equilibrio en el que a través de la motivación puedes conseguir que respondan. Si no responden, existen medidas legales para cambiar los casos imposibles. Recuerda siempre que la desmotivación de un equipo entero es culpa única y exclusiva del jefe, puede existir siempre una persona que carezca de esta capacidad, pero cuando lo hace todo un equipo es motivo de urgencia tomar medidas al respecto y arrancar de raíz el problema que genera esa situación.

Capacidad de delegar: un buen líder debe tener siempre algo de docente, y debería saber encontrar la satisfacción en los resultados que generan la formación de el personal bajo su responsabilidad cuando se cumplen las expectativas deseadas. Tenemos que buscar siempre en la persona la forma de concienciar, antes que imponer un terrible “porqué sí”. Cuando actúa usando el “Por qué y para que lo hago” será siempre mejor que “tengo que hacerlo porqué sí”, esto nos ahorrará más saliva de la que creemos. Una vez alcanzamos estos objetivos, es muy importante seguir el orden de las cosas y velar para que cada miembro de tu equipo alcance su realización personal y profesional dentro del mismo, como hiciste tú en su día, y guiarle en su camino hacia la experiencia que le lleve a adquirir herramientas para aplicar en un futuro, no podemos hacerlo todo nosotros/as, ¿que ocurrirá el día que no estés? Hay que mirar siempre hacia el equipo como conjunto. Cuando no fomentamos la realización y nos obcecamos en mandar e imponer, logramos de nuevo la desmotivación y enfurecemos cuando las cosas no marchan bien. Todo es más fácil de lo que creemos: CONCIENCIAR-CONFIAR-DELEGAR

Capacidad de auto crítica: el gran olvidado del responsable. El conjunto de competencias, funciones, responsabilidades y presión del día a día, puede distorsionar la objetividad en nuestro trabajo e incluso hacia el trato del personal que puede verse extralimitado. El buen líder debe saber engañar muy bien a su ego cuando viene a visitarlo en cada inicio de jornada, pues puede destruir todas las estrategias y hacerle olvidar que solo marca las pautas para hacer navegar al barco, pero que para que el barco navegue, hace falta un equipo, el equipo para el que el líder trabaja.

Javier Server, socorrista desde el año 2002, es Jefe del Servicio de Salvamento y Socorrismo en las Playas de Jávea (Alicante) desde el año 2008. Compagina esta actividad con tareas de docencia y divulgación del socorrismo como redactor en Yo, Socorrista.
Javier Server, socorrista desde el año 2002, es Jefe del Servicio de Salvamento y Socorrismo en las Playas de Jávea (Alicante) desde el año 2008. Compagina esta actividad con tareas de docencia y divulgación del socorrismo como redactor en Yo, Socorrista.

twitter: @javier_server

 

 

Comenta con Facebook

Javier Server

Javier Server. Socorrista en playas desde 2002, compagino esta profesión como formador en socorrismo acuático y Técnico en Emergencias Sanitarias. Apuesto por un socorrismo en continua renovación y con la motivación, la técnica y el trabajo en equipo como armas fundamentales para que como socorristas nos sintamos siempre seguros en nuestro entorno de trabajo.

Deja un comentario en: “El equipo siempre tiene la razón – Coordinación y gestión de equipos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies