"/>

Los ahogados de Junio que salvaremos desde Enero

Te preguntarás porqué unas escaleras hacia el mar. He creído que este símbolo representa muy claramente los pasos que debemos dar desde las primeras semanas de Enero hasta los primeros días de Verano. Ahora es el momento de organizar, pelear, presionar, formar, concienciar, peldaño a peldaño, hasta la cima de la perfección, para evitar que mueran más personas en espacios acuáticos. Cada mes es un peldaño desde el agua a tierra. Comprometámonos con la escalera para reducir los ahogados en nuestras costas este 2017.

Lo sabes bien, todo es cíclico. Acabamos de salir del período navideño y las noticias mayoritariamente han tratado de la época vacacional, el reencuentro familiar, las comidas y de nuevo las despedidas. Enero hablará de nuevos desacuerdos y discusiones políticas y con la primavera leeremos todo sobre ferias, la resaca de las últimas lluvias y hoteles abarrotados en el Mediterráneo por la llegada de los primeros rayos del Sol. Después vendrá Junio y ya no habrá marcha atrás, tras unos días de operaciones salida, primeras paellas frente al mar y operaciones bikini que han fracasado en invierno o quizás no, la prensa se volcará con los primeros fallecidos en nuestras aguas y no les faltará razón. El problema de los ahogados en nuestro país volverá a ser el recurso informativo estacional y todo quedará en cifras que rápidamente desaparecerán con las lluvias de Otoño y todos/as a otra cosa.

Tú que me lees puede que estés pensando; -Que exagerado,¡pues no queda todavía para verano! Quizás sí, unos seis meses aproximadamente, el tiempo más que justo para que todos los organismos, instituciones y empresas vinculadas al turismo, que por cierto a día de hoy es una de las fuentes de ingresos más potente del país, nos pongamos de acuerdo para organizar y legislar adecuadamente los servicios de socorrismo del país para garantizar la seguridad de la población desplazada a zonas costeras en período estival, que no es poca.

El bañista llega a la playa en su primer día de vacaciones y ve a un/a socorrista, con suerte sobre una torre y no sentado en una silla de plástico sin sombrilla ¿Que crees que ve?¿crees que piensa realmente en las horas de su formación, en sus conocimientos sanitarios, si realmente está formado en el uso del desfibrilador semi automático, si está solo o si está más de una hora vigilando sobre la torre por falta de personal y ni si quiera sus jefes le han proporcionado un equipo de protección individual como un tubo de crema factor 40? No, el bañista no ve eso, ni tampoco tiene que verlo, no es su obligación, el bañista se encuentra en su período de vacaciones porqué se lo ha ganado y espera que el socorrista esté capacitado para intervenir sin dudar ante cualquier situación de emergencia que pueda ocurrir en su alrededor dentro de sus competencias profesionales para que él pueda disfrutar del mar con su familia o amigos. El deber de que el/a socorrista tenga una buena formación, cuente con material adecuado para realizar su labor y con compañeros suficientes para poder intervenir con seguridad ante cualquier situación va a depender de nuestro trabajo desde Enero y es de nuestra más absoluta responsabilidad; políticos, técnicos, empresarios, formadores y supervisores. Quiero mostrarte estos 6 factores para que valores si se cumplen en la zona en la que trabajas, conseguir aplicar todos le quitaría trabajo a la crónica negra el próximo Verano.

#1 Aprueba la licitación del servicio de socorrismo a principios de año.

Es necesario que la Administración correspondiente, por lo general municipal,  saque a concurso las licitaciones que procedan el último trimestre de cada año para permitir que en Enero del siguiente las empresas puedan ponerse a trabajar si han resultado ganadoras con un margen de seguridad previo a la temporada de Verano. Planificar y ejecutar un servicio de socorrismo conlleva trabajar con proveedores, solicitar permisos, comprar vehículos y embarcaciones y dotarlos de las características para su uso legal ante emergencias, formar socorristas, diseñar procedimientos y llevar a cabo las pautas de actuación con el resto de autoridades que puedan participar en la campaña estival. Cuando las empresas disponen de menor tiempo para llevar a cabo estos preparativos, la seguridad del bañista se encuentra descubierta y vulnerable ante cualquier incidente mayor que podría ser mínimo con una correcta planificación de meses.

#2 El Ayuntamiento debe controlar a la empresa desde el minuto 1.

Un servicio de socorrismo es estacional, pero no deja de contemplarse como un servicio de seguridad, uno de los servicios de seguridad más importantes en zonas costeras en temporada estival. Por tanto, debe depender de la supervisión constante de la concejalía de seguridad respectiva de cada Ayuntamiento. Desde el momento en el que una empresa obtiene el OK de un municipio, este debe asegurarse de que esta cumple los plazos. Es inadmisible que un municipio permita que una empresa inicie un servicio con por ejemplo 10 socorristas menos y dos embarcaciones menos cuando se ha comprometido legalmente ha cumplirlo con el ayuntamiento. Este es un ejemplo de tantos que la dirección de un municipio debería supervisar y llegar a sancionar en todo momento para valorar si la empresa que ha resultado ganadora cumple con los requisitos y necesidades de la zona de trabajo o ,en caso contrario, cesar su contrato antes del inicio de la temporada y poner a otra en su lugar que pueda cumplir con las pautas marcadas. La empresa debe trabajar codo con codo con técnicos del ayuntamiento que tengan conocimientos mínimos en servicios de socorrismo y seguridad, para poder efectuar los informes correspondientes y poder aplicar sanciones en caso necesario. Igualmente, ante una empresa que cumple con los objetivos, el municipio debe igualmente comprometerse con la empresa para el buen desarrollo de la misma para incrementar la calidad del servicio por el bien de la población.

#3 La empresa debe trabajar para el socorrista y después para la población

Debemos aprovecharnos de la ilusión del socorrista que llega al inicio de la temporada con ganas de aprender y dar todo de sí mismo/a y comprometernos con que finalice la temporada con la misma ilusión para volver en la siguiente temporada. El mayor objetivo de una empresa de socorrismo debe consistir en fidelizar al trabajador/a para hacer de él/ella un excelente profesional que sea capaz de responder ante cualquier incidencia ¿Como fidelizamos? Mimando y formando, dotando de recursos al personal y que nunca se sienta excluido ni inseguro. Cuando el/la socorrista se siente parte de un equipo creerá en la causa, cuando sienta el respaldo de sus superiores si cumple con sus funciones, el/la profesional llevará a cabo todos los procedimientos con firmeza y conocimiento y trabajará por la población con vocación de servicio. Si cuidamos del socorrista, el socorrista cuidará de la población = objetivo principal conseguido de forma indirecta.

#4 Lo barato sale caro

Debemos asumir la inversión en materia de seguridad como una prioridad. Si no somos capaces de cumplirlo deberíamos plantearnos si queremos dedicarnos al socorrismo o a un negocio que no requiera mayores responsabilidades. No es lo mismo quedarse sin pan del día en un establecimiento de comida que sin desfibriladores en las playas. Debemos invertir en cardio protección, personal, embarcaciones y material sanitario. Cada minuto es determinante en la acción de salvar una vida.

#5 La conciencia social si que cuenta

Las instituciones, medios de comunicación, colegios, organismos y empresas debemos unirnos para fomentar el baño seguro. ¿Quien nos diría hace apenas tres años que la RCP se empezaría a introducir en colegios, fuerzas y cuerpos de seguridad y empresas privadas? ¿Y los desfibriladores en establecimientos públicos? Debemos trabajar para llevar la seguridad acuática a colegios para que esta rebote en los hogares, fomentar la natación en la infancia, aplicar medidas de seguridad en playas y piscinas, legislar y sancionar el baño ante bandera roja, saltos en zonas de altura, etc. El bañista debe ser nuestro mayor aliado en el agua, nunca nuestro enemigo.

#6 Legislar

Será necesario asumir  la importancia de unificar los criterios de formación en socorrismo y abandonar el vacío legal que envuelve la acreditación del socorrista. El/la socorrista debe adquirir sus bases de conocimiento respaldado por docentes y escuelas homologadas por la administración oficial y cumpliendo todas las clausulas formativas, tanto teóricas como prácticas.

Ahora vuelve a mirar la foto de la escalera, en nuestras manos está si queremos resurgir del agua y subir cada peldaño con compromiso, o si preferimos descender cada peldaño hasta hundirnos por completo.

Javier Server. En twitter @javier_server.

 

 

 

Comenta con Facebook

Javier Server

Javier Server. Socorrista en playas desde 2002, compagino esta profesión como formador en socorrismo acuático y Técnico en Emergencias Sanitarias. Apuesto por un socorrismo en continua renovación y con la motivación, la técnica y el trabajo en equipo como armas fundamentales para que como socorristas nos sintamos siempre seguros en nuestro entorno de trabajo.

3 comentarios sobre “Los ahogados de Junio que salvaremos desde Enero

  • el 2 enero, 2017 a las 12:38
    Permalink

    Hola Javier, Enhorabuena y muchas gracias por este importante artículo con el que estamos completamente de acuerdo. En esta misma línea está el artículo que escribimos el año pasado:

    http://yosocorrista.com/prevencionahogamientoinvierno/

    Ojalá que en 2017 podamos confirmar una reducción importante en el número de rescates y ahogamientos en España. Lamentablemente, este buen deseo no sucederá por casualidad, sino como resultado del trabajo conjunto e integrado de todos los entes implicados (instituciones, socorristas, empresas, administraciones, etc.). Desgraciadamente, los siguientes factores están en contra:

    – El panorama de salvamento y socorrismo en España está EXCESIVAMENTE FRAGMENTADO (disparidad de legislación e intereses entre los entes implicados en las comunidades autónomas).

    – Falta el PLAN NACIONAL PARA LA REDUCCIÓN DE AHOGAMIENTOS (así en mayúsculas!) con un grupo de trabajo formado por expertos que puedan diseñar las estrategias adecuadas para alcanzar resultados reales y medibles a medio y largo plazo como por ejemplo la reducción del 50% de ahogamientos en Australia para 2020 y el mismo objetivo en el Reino Unido para 2026. Este PNRA sería también de utilidad en España para dar cauce y uniformidad de criterio a la disparidad y/o falta de normativa en las comunidades autónomas.

    También echamos de menos una Asociación Nacional de Víctimas de Ahogamientos cuyas opiniones se tuvieran en cuenta y pudiera pedir daños y perjuicios en los casos adecuados (por ejemplo, cuando NO EXISTA imprudencia por parte de las víctimas).

    Antonio de la Cruz, Master y Doctorado en Geología Marina

    Impacto de las Corrientes de Resaca en la Seguridad de la Playa

    Respuesta
  • el 2 enero, 2017 a las 19:57
    Permalink

    Hola Antonio, muchas gracias por tu gran aportación, como siempre. He hecho una llamada en atención en Twitter respecto al Plan Nacional para la Reducción de Ahogamientos. Igual podría ser buena idea crear un grupo de trabajo inicialmente online de profesionales y expertos en seguridad acuática para redactar un borrador y entregarlo como valoración a la administración correspondiente. Inicialmente el proyecto no tendrá validez oficial, pero puede ser un punto de partida poner nuestro pequeño granito de arena cada uno e intentar que llegue a la administración para su revisión. Un saludo. Javier

    Respuesta
    • el 3 enero, 2017 a las 13:55
      Permalink

      Hola Javier, excelentes iniciativas: todo los grandes viajes necesitan del primer paso y las iniciativas que apuntas son pasos positivos en la dirección adecuada. Cuenta con mi colaboración.
      Las iniciativas y buena disposición de la nueva ministra de sanidad para reducir los efectos del botellón, podrían ser esperanzadores para reducir también las víctimas de los ahogamientos, ya veremos!
      El hecho de que haya inicativas nacionales para la reducción de ahogamientos fuera de España (Reino Unido, Australia, etc.) significa que tenemos el camino adelantado para aprovecharnos de los aspectos positivos de estas iniciativas y evitar fallos innecesarios (por supuesto adaptándonos a la realidad española). Esta colaboración internacional, en el marco de la Unión Europea, es muy importante: de poco sirve que haya un excelente plan nacional para la reducción de ahogamientos en el Reino Unido, si después los turistas ingleses se ahogan en las playas españolas (y viceversa)!
      El 4 de Julio 2016 tuvimos en la Univ. Camilo José Cela el I Foro para la Reducción de Ahogamientos en España con una importante participación internacional, así como el Instituto Nacional de Estadística (INE), Guardia Civil del Mar, Cruz Roja Española, Centro de Estudios y Experimentación de
      Obras Públicas (Ministerio de Fomento), Real Liga Naval Española, Asociación Española de Técnicos en Salvamento Acuático y Socorrismo, Escuela de Segoviana de Socorrismo, y empresas del ramo (Marsave, E-7000, etc). Por circunstancias diversas este I Foro no ha tenido la difusión adecuada. Precisamente a este foro presentamos la comunicación “Necesidad del Plan Nacional de Reducción de Ahogamientos” que te enviaré por si estimas de interés su publicación en el blog. Saludos cordiales. Antonio

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies