"/>

Los últimos 30 años de un socorrista/guardavidas

Textos e imágenes nos hablan de los primeros pasos de aquellos marinos convertidos a la fuerza en salvavidas, nativos de tribus lejanas que improvisaron sus primeros salvamentos y soldados destinados a humildes caravanas a pie de playa que formaban con el alba al son de una trompeta. Es imposible resumir en un texto los cientos de años que pueden haber pasado desde que una primera persona hizo uso de sus propios brazos y piernas para avanzar a nado hacia una persona en peligro en el agua, pero quiero hacer una reflexión de cuanto ha cambiado el socorrismo en los últimos 30 años. Y es que las playas que vacías desde siempre pasaron a ser ocupadas por militares que no siguieron para siempre, solo fueron un punto de partida para escribir el presente que hoy vivimos. Antaño conocieron la necesidad de vestir a las playas de personas capaces de perseverar la vida de aquellos y aquellas que las visitaban y, con herramientas hoy ya desaparecidas, hacían frente como podían a la desesperación armándose de coraje y sangre fría, sin la formación y recursos que hoy 30 años después hasta ensayan drones buscando su sitio en la historia de esto de salvar vidas  en el agua. Tres décadas nos han servido para encontrar la verdadera razón de nuestra razón de ser en las playas, que siempre ha sido encontrar la fórmula mágica para dar paz desde la pequeña acción, esa acción que no requiere de aplausos ni medallas a ojos de la sociedad pero que salva más vidas que medallas sobre tumbas de héroes, la prevención. Prevención que desde hace más bien poco se ha alejado de la playa, porqué ha entendido que es más necesaria en las aulas y en la calle, donde nuevas generaciones aprenden la importancia de cuidarse a sí mismo, a los suyos y más de un desconocido que se cruce en sus vidas.

Hoy seguimos aquí, muchos descendientes de aquellos marinos y soldados, otros simplemente lo sentíamos y por un motivo inexplicable volvemos a la playa un año tras otro, deseando que sea para siempre. No conocemos que hay por delante desde hoy a 30 años, pero te invito a tomar parte, se consciente de tu labor y conciencia para actuar cada vez menos, reinventa tu experiencia cada día en la playa y aprende de nuevo para que los demás estén siempre seguros, haz de tus compañer@s una hermandad imparable y vive esto que llamamos salvar vidas con ilusión siempre. Quien sabe, igual algún día habrás sido la inspiración de los socorristas de los próximos 30 años 🙂

Javier Server @yosocorrista

Comenta con Facebook

Javier Server

Javier Server. Socorrista en playas desde 2002, compagino esta profesión como formador en socorrismo acuático y Técnico en Emergencias Sanitarias. Apuesto por un socorrismo en continua renovación y con la motivación, la técnica y el trabajo en equipo como armas fundamentales para que como socorristas nos sintamos siempre seguros en nuestro entorno de trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies